Desde bien joven comencé a oír hablar de Pedro J. Ramírez. Era el periodista que González se cargó. A mí me comenzaba a inquietar el periodismo. Eso de que tu padre fuese periodista pues tiraba, y además el boom de la TV hacía que la profesión molara aún más. Pedro J. Ramírez juró venganza contra Felipe González cuando creó el diario El Mundo. O eso debió pensar en su interior cuando se lanzó a esa aventura. Tenía yo 12 años cuando nació El Mundo, pero no comencé a seguirlo hasta los 15 o 16. Cuando inició la caza de las cazas.

Sí, Pedro J. Ramírez quería la cabeza de Felipe González e iba a intentarlo por todos los medios. Inició la mayor cacería de la historia, según unos, y lo que debería hacer todo periodista, según otros. Pedro J. ya era conocido por ser la mosca cojonera de Felipe por el caso GAL, pero quería más. Bajo su dirección encargó una investigación profunda de todo lo que oliera a felipismo. Así en 1990, Pedro J. se enfundó su fusil y salió a cazar. Bueno siempre lo ha hecho, pero ahí comenzó la caza mayor, la que no ha soltado hasta este jueves.

Como buen cazador de caza mayor, Pedro J. quería los mejores trofeos. Le iba a costar mucho pero valdría la pena. La sala de trofeos de Pedro J. comenzaba a tomar cuerpo. Año 1991, el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, renuncia a su cargo debido a las fuertes presiones de la oposición tras el escándalo de los negocios de su hermano Juan. El tiro de Pedro J. fue directo al corazón del felipismo, pero solo lo hirió. Aunque pudo llevarse la cabeza de Alfonso a su sala.

Continuó la cacería. “Vamos a por una pieza mayor”, debía pensar Pedro J. Vino el caso Roldán, en primer momento contado por el Diario 16 pero Pedro J. Ramírez retomó el caso al conseguir que dos periodistas, Antonio Rubio y Manuel Cerdán, encontraran al fugado exdirector de la Guardia Civil y le hicieron la entrevista del siglo. Empezó a salir mierda por todos lados. El hecho de que la Policía no encontrara a Roldán y sí dos periodistas de El Mundo, hizo que el ministro Asunción dimitiera, más avergonzado que otra cosa.

El caso de los fondos reservados salpicó a toda la plana mayor de Interior. Corcuera, Barrionuevo, Vera, Roldán, etc. Al final Corcuera y Barrionuevo salieron indemnes pero ya estaban señalados. Más tarde no podrían escapar de la investigación del caso GAL. Pero antes llegó el caso de las escuchas del CESID. Tras este escándalo, el vicepresidente Narcís Serra y el ministro de Defensa, Julián García Vargas tuvieron que dimitir. De momento, Pedro J. ya lleva 3 cabezas importantes: dos vicepresidentes y un ministro. Aunque también habría que sumar las dimisiones de Carlos Solchaga, por su vinculación con Mariano Rubio encarcelado junto a Manuel de la Concha por el caso Ibercorp.

Pero la cacería continuó. Y tanto. Ya desde los tiempos de Diario 16, Pedro J. Ramírez inició el caso de los GAL. Estaba convencido que era el caso que le daría la cabeza de Felipe González, pero su insistencia en destapar la guerra sucia contra ETA hizo que Felipe se lo cargara como director de Diario 16. En El Mundo continuó con su equipazo de investigación, con Melchor Miralles a la cabeza en este caso, para descubrir todo. Desde la entrevista con Roldán estaba claro. Había que ir a por González. El señor X que decían algunos.

El caso GAL destapó una guerra sucia contra ETA, organizada desde el Gobierno de Felipe con los cuerpos de seguridad del Estado. Guardia Civil, policía, CESID, todos estaban en el ajo. El desfile hacia la cárcel fue rotundo. Más piezas: Vera y Barrionuevo. Más otras de caza menor.

A Pedro J. Ramírez se le escapó vivo Felipe. No pudo probar que el expresidente del Gobierno fuera el responsable mayor, aunque de cara a la opinión pública sí lo fue, y todos estos escándalos lo hundieron en las elecciones de 1996 dando el Gobierno a José María Aznar. Por cierto, en todo este embrollo no hay que olvidarse del caso Banesto, otro que hizo temblar los cimientos de la joven democracia.

Durante el Gobierno de Aznar, Pedro J. descansó. Más o menos. Siguió de cerca todos estos casos que seguían en manos de la Justicia. Pero tras hacerse con Marca decidió emprender la caza. Con el diario deportivo consiguió la cabeza del presidente del Real Madrid, una de las mayores instituciones deportivas del mundo. Ramón Calderón tuvo que dimitir tras el escándalo de las votaciones.

Con Rodríguez Zapatero sólo se cargó una pieza de consideración o dos. Por un lado, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, por irse de cacería con el juez Garzón, la otra cabeza que iría a las paredes del salón de trofeos.

Su última pieza fue el presidente de la otra gran institución deportiva de España, el F.C. Barcelona. Sandro Rosell tuvo que dimitir tras la exclusiva de El Mundo sobre el fichaje de Neymar.

Pedro J. nunca abandonó su fusil. En estos últimos años, ha intentado cazar a la pieza de las piezas pero no ha tenido éxito. Su cacería contra el Rey Juan Carlos  (Urdangarín, Infanta Cristina, Corinna y su cacería de elefantes) ha acabado con él de momento. También la cacería emprendida contra Mariano Rajoy y los dichosos papeles de Bárcenas y los archifamosos SMS entre el presidente del Gobierno y el extesorero del Partido Popular.

Es por ello, que el cazador del reino del periodismo ha sido cazado. Ahora su cabeza brilla en La Moncloa y en Zarzuela con el beneplácito de Ferraz. Si el PSOE se hubiese unido a Pedro J. otro gallo cantaría, pero el ya exdirector de El Mundo también quería la cabeza de Pérez Rubalcaba. No se olviden del caso Faisán.

Lo que estoy seguro es que Pedro J. continuará su cacería más tarde o más temprano. Y esta vez, buscará la gran pieza mayor. Átense los machos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s